Las duras sesiones de entrenamiento fructificaron en la derrota que el equipo consiguió en Oliva. El Club pagará una prima de 500 dracmas a la única pareja que ganó su enfrentamiento.