El equipo de Bellreguard hizo buenos los pronósticos y se llevó los tres partidos de Tavernes. Los jugadores locales hicieron no obstante un buen papel con la ayuda de Dios y las pistas de muro.